miércoles, 16 de octubre de 2013

Ya no queda tiempo para detenerse y pensar..







      En nuestra carrera frenética de lo cotidiano, como ser uno mismo sin reflexión?.. Hoy día, disponemos de tanta estimulación preparada para consumir en pequeñas dosis que parar un momento y "no hacer nada", es impensable. 

      Ya no tenemos paciencia para prepararnos un café con grano recién molido y cocinado a fuego lento mientras disfrutamos del aroma que desprende. Nos conformamos con cápsulas de modos de vida que nos recetan para nuestra comodidad. Es insípido pero nos adaptamos.

      Hace unos días llegue tan saturada a casa que habían pasado horas y no había reparado en encender la radio, ni mirado el móvil, ni conectado a internet y sin duda creo, fue un momento de lo más provechoso. Te ayuda a caer en la cuenta, la de cosas sin sentido que hacemos por no podernos "parar" y pensar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...